jueves, 2 de septiembre de 2010

Recaídas


Siempre pensé que tras dos años cayendo y levantándome, no me volvería a caer. Pensé que había comprendido el funcionamente de ese mecanismo, que las piedras te hacen tropezar y acabas de morros contra el suelo.
Ahora ya caminas por una superficie lisa, me decía a mí misma. Pero al tiempo descubrí que estaba tropezándome a c.i.e.g.a.s, sin darme cuenta. Puede que las piedras no fuesen ni tan grandes ni tan afiladas, pero allí estaban.
Entonces, me pregunté, ¿por qué tienes que intentar saltarlas? ¿y si se trata de caer y aprender con la caída?
Y así continué andando, sin tener en cuenta la meta al final del camino, solo disfrutando de éste.

[Y tú, ¿qué tienes que decir de tu vida hasta este instante?]

(Siento mucho haber estado taaaan desaparecida, ha sido un verano intenso, en el que he querido hacer todo lo que he podido hasta que se me ha agotado el tiempo.
Además, me mudo de ciudad y, madre mía, quien iba a decirme a mí la de cajas y cajas que acabas empaquetando cuando te vas de casa... ¡Cuantos años acumulando cosas! y después, todos los viajes para llevarlas hasta la nueva ciudad.
Y vuestro verano, ¿cómo ha sido? ¿dónde habéis estado? :) espero que os haya ido genial.
Gracias por haber continuado pasando por el blog y preguntando por mi paradero, me ha hecho muchísima ilusión)

31 comentarios:

  1. :) mi verano un rollo, pero bueno, espero que lo que queda de año esté mejor:)) me alegra tu vuelta:)) muacssss

    ResponderEliminar
  2. me alegro que hayas vuelto por aki, sigue volviendo, por favor...

    Mi verano ha sido de lo mas tranquilo (cosa que me agobia...:S) pero bueno, tambien esta bien.

    Un besillo!!

    ResponderEliminar
  3. Creo que siempre pretendo convencerme de ello. Que las piedras están ahí para hacerte tropezar y ayudarte a ser más fuerte y tener mejor vista.

    Incluso a veces, viéndolas de lejos, es imposible evitar el golpe. Seguir andando, siempre, seguir andando, es lo que nos corresponde.

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
  4. De los errores se aprende, o al menos eso dicen.
    Hemos hechado de menos tus textos.
    ¡Un beso! :)

    ResponderEliminar
  5. Gracias cariño por pasar por mi blog^^;yo desapareci también por mi casa virtual,pero sigo al tanto de ella.
    Espero que sigas de maravillasque te sientas conforme en tu nueva ciudad,nueva casa,exitos!La mejor!;)

    ResponderEliminar
  6. que bien que estes de vuelta ^^
    con un poquito mas de tus pensamientos =)
    yo creo que aun no he dejado de intentar saltar las piedrecillas... pero al final siempre me encuentro con una montaña demasiado alta
    algun dia tendre que aprender la leccion... pero aun me queda mucho por absorber en mi cerebrillo..
    ya te contare sobre mi verano largo y tendido si quieres XD asi me cuentas tu sobre esa supermudanza =P
    besitos!! ^^

    ResponderEliminar
  7. De momento esto a gusto con mi vida ^^
    Un verano con muchas cosas y que voy a echar de menos. Pero bueno, no es plan de deprimirse y hundirnos en un pozo de miseria y autocompasión. A coger fuerzas para este año complicadillo.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, al fin estas aqui, que era lo que yo quería :)
    Por fin he podido leerte, como siempre, una deliciosa lecutra ^^

    Un crêpe
    con Nutella

    ResponderEliminar
  9. Te descubro, ya no te pierdo.
    Gracias por el ancalje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. :)) sí, soy yo jejeje :))) cuánto me alegra leer tus letras por mi blog:)) un besote bien grandeeeee:)))

    ResponderEliminar
  11. Me parece de verdad HERMOSO lo que escribes
    Amé tu blog <3
    Me encantaría que pasaras al mío
    Te sigo :D
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. De mi vida, pfff mejor lee la entrada en mi blog, demasiado largo que explicar...
    Entiendo lo de los tropiezos a ciegas, ni siquiera me he dado cuenta que caí y ya me tengo que levantar...

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Al fin has vuelto!! Se te echaba de menos por aquí. Espero que hayas pasado un verano genial.
    La verdad es que a veces las piedras no son demasiados grandes, pero hasta la más indiferente de ellas te puede hacer caer en lo peor.

    ResponderEliminar
  14. un verano deseando que llegue el invierno
    bufandas.. prepararos que voy :)

    ResponderEliminar
  15. Nunca sabes dónde está la piedra que te va a hacer tropezar, así de incierto es el camino... sólo sabemos una cosa, si vemos la misma piedra dos veces ya sabemos dónde caímos y dónde no hay que volver a caer.
    :)

    ResponderEliminar
  16. estoy en las mismaaaaaaaaaas!!
    jajajaja, que bonita reflexion, me ha gustado mucho, besotes y suerte, solo no te vallas a hacer demaciado danio con esa caida...

    ResponderEliminar
  17. Mi verano a sido una enorme locura de experiencias!Aunque no todas an acabado todo lo bien que quedria...Pero inoblifdable igualmente!
    Caer? Si, pero si te levantas, tarde o temprano las heridas cicatrizan y te hazen más resistente. Precioso! Te sigo.
    Un besito con sabor a manzana:)

    ResponderEliminar
  18. Hola :)
    estoy recomenzando mi blog, espero
    te suscribas nuevamente y podamos leernos, te dejo besitos
    Adios.

    ResponderEliminar
  19. Me alegro mucho verte por aquí. Yo también he vuelto.

    Y me encantó la entrada. Como dice una película que vi hace tiempo : Nos caemos para aprender a levantarnos. Es la mejor manera de aprender la lección, con la experiencia.


    =).

    ResponderEliminar
  20. Cada piedra te enseña algo, pero a veces joden tanto verlas entrometidas en tu camino... en fin !!
    muaaaaaa

    ResponderEliminar
  21. ¡Bienvenida de vuelta, Queen! Por cierto que muy bueno tu regreso con esa entrada tan espectacular: sí, nos hemos creemos el cuento de que necesitamos 'aprender' a tropezar, y sin embargo no nos sirve, seguimos tropezando.

    Mi verano ha estado muy normal, muy tranquilo... Espero que la pases muy bien en tu nueva ciudad, nunca me he mudado así que no sé cómo se sentirá!

    Un saludote (:

    ResponderEliminar
  22. Pues... el problema es que no todas las piedras son iguales. Y no siempre tropiezas con el mismo pie, o con la misma parte del pie. A veces andas emocionadísima, corriendo hasta que te estampas contra algo malo... Otras estás tan triste que no miras al suelo... y pataplof.

    Nunca te caes igual, al igual que nunca te levantarás igual que como eras antes. ¡Cuanto igual, y nunca significa lo que dice ser la palabra!
    :)
    ¿Qué tal estuvo?
    Desde Marte
    Mirna

    ResponderEliminar
  23. Es inevitable caer, porque cada caída es algo nuevo qu aprender.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. solo vivir vida, lo que cada uno de nosotros tenemos sea cual sea.. gusto, suerte ya nos veremos luego...

    ResponderEliminar
  25. Hola, un saludo y hasta que vuelva.
    Siento tener que seguir ausente, pero son razones personales que no viene al caso poner en el blog, pero que tienen que ser atendidas.
    Dije que me iva de viaje, asi es, pero lo he retrasado, eso quiere decir que volvere más tarde de lo que pensaba, las cosas no las he podido solucionar tan rápido como creí.
    En estos dias de ausencia he estado preparando mi viaje por Barcelona, Zaragoza y provincia de Teruel.
    Pero el hombre propone y Dios, dispone, salgo mañana para Galicia y de ahí, Dios dira.
    En la primera oportunidad que tenga, pasaré a saludar y agradecer que os acordeís de pasar por mi rincón.
    Miles de gracias y un gran abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  26. Es que no hay que saltar esas piedras. Hay que dejar que se pongan en tu camino, te toquen las narices y te hagan caer. Para levantarte, sacudirte el polvo y la sangre y mirarlas con desprecio y superioridad :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  27. Huy diría muchas cosas, pero bueno.
    Que bueno que hayas regresado, me alegro mucho, yo también he regresado, yo muchas veces entraba para ver si había alguna nueva entrada, pero nada.
    Me alegro que hayas pasado un lindo verano!

    ResponderEliminar
  28. Me encanta lo que escribes
    no se trata de evitar esas piedras, tampoco podemos hacerlas desaparecer pero podemos aprender a caer y que cada una de esas caidas nos traiga algo nuevo y bueno en nuestras vidas.
    Suerte en tu mudanza
    hermoso blog, te sigo!
    un beso

    ResponderEliminar